Inicio / Editorial / Editorial domingo 06 de agosto 2017

Editorial domingo 06 de agosto 2017

Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad. En este hermoso principio, cargado de ­esperanza, enmarcamos la reunión que sostuvo el
Obispo de la Diócesis de La Vega, Monseñor Héctor Rafael Rodríguez, con las autoridades provinciales y municipales de las cuatro
provincias que conforman esa Iglesia local.

En el encuentro, que tuvo como escenario la Universidad Católica Tecnológica del Cibao ­(UCATECI), Monseñor hizo un diagnóstico de la
situación de esta zona. Mostró cómo “siendo nuestra Diócesis la madre de las aguas en nuestro país, es contradictorio que el 33.3% de la
población, no posee servicio de agua, y el 66.7% que recibe agua por acueductos, aljibes y llaves públicas, tanques y otras fuentes, recibe
un agua considerada no potable, según los datos del Segundo Estudio Socioeconómico de Hogares 2012.”

Le preocupa que el mayor problema que tienen los habitantes de la Diócesis que pastorea lo ­constituye el desempleo, el cual se sitúa en
un 40%. De cada cien dominicanos, entre los 18 y 45 años, 40 no tiene fuente de trabajo. Y del 60% por ciento que posee empleo, el 30% son
informales.

Los gobernadores, senadores, diputados, y alcaldes de municipios y distritos municipales que ­forman las provincias de La Vega, Hermanas
Mirabal, Monseñor Nouel y Sánchez Ramírez, estuvieron atentos a esta radiografía social que les presentaban, mostrando su disposición de
arrimar el hombro, cada uno desde su posición en el Estado para cambiar el rostro de estas comunidades.

Creemos interesantes las propuestas que hizo el Obispo, para llevar esperanza con rostro de ­realizaciones, a los habitantes de esta vasta
zona de nuestro país.

“1. Nos ofrecemos como Iglesia, por medio de la Pastoral Social, para que juntos construyamos pequeños acueductos, principalmente en los
campos que carecen de este importante servicio.

2. Fortalecer los niveles de coordinación entre la Iglesia y los Ministerios de Agricultura, Salud Pública, Medio Ambiente, Educación,
para la ejecución de proyectos conjuntos que be­neficien las zonas rurales.

3. La implementación entre la Pastoral Social diocesana y los Ayuntamientos, de un programa de microcrédito para beneficiar a
familias de escasos recursos económicos.

4. Gestionar con el Estado, vía las autoridades competentes, la construcción de cien viviendas de bajo costo por provincia, para
beneficiar a familias empobrecidas, previamente seleccionadas en cada localidad.

5. Ofrecer la plataforma en cada parroquia para la implementación del Plan Nacional Dominicana Limpia.

6. Dar prioridad al saneamiento de cañadas, la reforestación y el cuidado del medio am­biente.

7. La construcción de una planta procesadora de agua en cada provincia.

8. Mayor contundencia en la persecución de las drogas, el crimen, la violencia, los atracos, y la ­inseguridad ciudadana a nivel general.

9. Procurar que los recursos contemplados por la Ley, fruto de la explotación minera, sean usados para la implementación de proyectos de
desarrollo en las comunidades más empobrecidas.

10. Proyectos para el manejo de desechos sólidos, reciclaje, producción de energía y otros ­subproductos.

Esperamos que el compromiso asumido por las autoridades, de serimpulsores de estos proyectos, se convierta en hechos concretos.
Recordemos que obras son amores y no buenas razones. Esta es una magnífica oportunidad de la clase política presente en este encuentro,
para demostrar que para ellos el servicio a los demás es la razón principal que los mueve a incursionar en esta noble actividad.

Acerca de semcamino

Quizá te pueda interesar

Editorial Domingo 09 de Julio 2017

No matarás En los primeros seis meses del año 43 mujeres dominicanas han perdido la …