Inicio / Artículos de Opinión / Pastoral de verano: Los campamentos

Pastoral de verano: Los campamentos

Padre William Arias • wilarias4@hotmail.com | Ha llegado el mes de julio, tiempo de nuestro ve­rano, momento de vacacio­nes y descanso, pues nues-tros escolares ya han terminado sus clases y co­mienza el momento de reponer fuer­zas para comenzar de nuevo al final del próximo mes.

Desde hace ya unos años se viene desarro­llando una pastoral propia de esta época a través de los campamentos para niños, adolescentes y jóvenes. Es una manera de ayudar a los padres en este tiempo en que los muchachos están más en casa y ellos en sus trabajos, y no saben en qué ponerles a distribuir el tiempo; es una for­ma también de acercarnos a este sector del cual percibimos su lejanía de la comunidad.
Muchas veces se piensa que para la realización de estos campamentos se necesita de muchos recursos, y no es así, pues está la expe­riencia de muchas comuni­dades barriales y de pueblos pobres que año tras año rea­lizan esta actividad. Los agentes pastorales, catequistas y líderes juveniles saben ingeniársela para que de los mismos medios pobres y propios de la comunidad hacer grandes maravillas.

También hay muchos que piensan que son experiencias solo para gente de ciudad o realidades urbanas y no es así, también en nues­tros campos la experiencia es buena y válida, pues lo que se busca es aprovechar este tiempo libre de niños, adolescente y jóvenes, no solo para entretenerlos, sino para que de una manera ­creativa, en contacto con la naturaleza, o el medio que les rodea, se encuentren con Dios, hagan experiencia de Dios.
En el mundo de hoy lo experiencial parece que re­basa lo teórico, el ser hu­mano de hoy se impresiona más por lo que oye, ve y siente por sí mismo, por el contacto directo con la realidad, y aunque Dios no es una realidad material. Sus efectos están presentes en el mundo que nos rodea y en muchas personas que han vivido en­cuentros fuertes con Él.

Todo esto es material de ayuda y apoyo para la rea­lización de las experiencias de campamentos de verano, además de enseñar algunos conocimientos nuevos de manualidades, bíblicos, doctrinales, no por los caminos de aprendizaje de siempre, sino de forma más interactiva, pues hay bastante tiempo y disposición de ánimo para hacerlo.
Hacer que los campamentos sean verdaderas ex­periencias de encuentro con Dios, que marquen esas existencias juveniles que co­mienzan a dar sus primeros pasos en la vida.

Todo debe ser aprovechado para Dios y en bien de nuestra pastoral. La Iglesia es una instancia a tiempo completo de servicio para el Señor y el trabajo de la ex­tensión del Reino, que es nuestro labor. Si la maldad y el pecado no se detienen, sino que de día en día inventan más cosas para destruir nuestra gente y nuestro mun­do, igual nosotros no nos debemos detener en nuestro afán de contrarrestar su ac­cionar, creando nuevas formas de hacer presente el bien en nuestro mundo y colaborando con el Señor en su obra de salvación. Por lo tanto los campamentos de verano, son una alternativa pastoral que el Espíritu de Dios nos regala, en este julio que nos da el mismo Señor.

Acerca de semcamino

Quizá te pueda interesar

El búnker

Monseñor Freddy Bretón Martínez | Arzobispo Metropolitano de Santiago de los Caballeros | A cierto …