Inicio / DESDE LOS TEJADOS / Los que crean sin haber visto

Los que crean sin haber visto

Manuel Maza, sj.  •  mmaza@pucmm.edu.do | En el Evangelio de hoy (Juan 20, 19 – 31), luego de darle su boche a Tomás, Jesús afirma: “dichosos los que crean sin haber visto”. ¡Cómo me hubiera gustado haber estado allí junto a los discípulos, cuando Jesús resucitado les salió al en­cuentro!
¿Por qué Jesús declara “dichosos los que crean sin haber visto”? Propongo dos razones.

Primera, quien cree sin ver, cree por el testimonio de otros en quienes puede confiar, porque los conoce, ha experimentado su lealtad y seriedad. Se trata del testimonio de un grupo de hombres y mujeres a quie­nes la Buena Noticia que transmiten, los ha constituido en comunidad. ¡En esta vida, es una dicha creer y vivir en comunidad! Así sucedió en el comienzo: “los fieles se reunían de común acuerdo en el pórtico de Salomón” (Hechos 5, 12 – 16).
Muchos cristianos viven una fe raquítica y rutinaria, presos de su individualismo. Se pudiera decir de ellos, lo mismo que el Evangelio dice de Tomás. “no estaba con ellos cuando vino Jesús”.
Segunda, quien no necesita ver para creer, ya posee dentro de sí, a Ése a quien San Agustín llamaba “el Maestro interior,” el Espí­ritu

Santo. Nuestros sentidos muchas veces nos trai­cionan. Como excursionis­tas fracasados al lado de una guagua dañada, en no­che lluviosa, creemos con nuestros ojos que cada luz que se acerca es la salva­ción, para convertirse, al cruzarnos rápida, en otra desilusión. La fe de quien cree apoyándose en sus propios ojos, llegará hasta donde lleguen ellos. Los humanos nos equivocamos; “la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular” (Salmo 117).

La fe, de quien se apoya para creer en el testimonio de Dios, ya está tocando la eternidad, y puede “dar gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia” (Salmo 117).

Acerca de semcamino

Quizá te pueda interesar

¿Das un banquete? ¡Invita a los pobres!

Manuel Maza, sj.   mmaza@pucmm.edu.do | En el Evangelio de hoy (Lucas 14, 1. 7 …